La nueva política es muy vieja

O cómo no gestionar una (pequeña) crisis en Social Media.

El 3 de noviembre, Begoña Villacís, portavoz de Ciudadanos en el ayuntamiento de Madrid, tuiteó esto:

El problema es que la foto era una foto de archivo, de la época en que el PP gobernaba en Madrid. Dos días después, el tuitero Proscojoncio se lo hace notar:

El cachondeo no se hace esperar:

Bueno, al grano. Hasta aquí, ningún problema, basta con pedir disculpas por usar una foto antigua y santas pascuas. Pero, como vemos en una imagen publicada por Proscojoncio,  la reacción de Villacís es otra:

Begoña Villacis bloquea Proscojoncio

Matar al mensajero.

Parece que para Villacís, la mejor manera que tiene un político de mostrar que es un amante del debate y la convivencia ciudadana es cerrar la boca a quien le muestra sus errores.

No, la nueva política no era esto. Villacís demuestra no haber entendido nada y seguir usando los medios de comunicación sociales como si fueran un canal unidreccional. Y resulta que no lo son. Los medios sociales son conversación y el que no lo entienda no tiene mucho que hacer en el debate online.

Como ejemplo contrario, la actuación de la alcaldesa de L’Hospitalet:

 

Anuncios