Como convertir unos langostinos en una crema fría de gambas

sopa fria de gambas con cebollino

Para 4 personas:

bodegon con cuchara

1/2 kg. de gambas.
1/2 cebolla.
1/2 pimiento.
1/2 tomate.
1 zanahoria.
1 puerro.
1 vasito de leche de coco.
Cilantro fresco y cebollino.
1 cucharadita de pimentón picante.
Sal y pimienta.

verduritas cortaditas

Para el fumet:

Las cabezas y cáscaras de las gambas.
1/2 cebolla.
1/2 tomate.

Gambas Langostinos nunca he sabido la diferencia

Preparación:

El Fumet:
Se rehogan las cabezas y cáscaras de las gambas, bien machacadas para que suelten todo su jugo (no hay foto, no es cuestión de quitaros el hambre). Se le añade un chorrito de agua, el tomate y la cebolla y se cuece un ratito más. Se cuela y reserva.

La crema:
De mientras, se pochan las verduras y luego se incorporan las gambas. Se le añade el pimentón y se salpimenta.

salpicon de marisco

Se flambea con un chorrico de Grand Marnier. Se le añade el fumet. Se cuece un pelín más. Se retira. Se tritura bien fino. Se le añade la leche de coco, el cilantro bien picadito y se deja enfriar.

Se sirve con cebollino picado por encima y se disfruta con un vinito blanco bien fresquito y con cara de estar en un restaurante francés muy pijo.

Un contrato para emplearlos a todos

¿Qué es el contrato único?

1. Contrato único indefinido. Por defecto, todos los contratos serían indefinidos, con lo que se extiende la protección legal a los que ahora tienen contratos temporales.

2. Indemnización creciente en el tiempo. La protección media sería la misma que con el sistema actual, de modo que no se precariza más al conjunto de los trabajadores, pero se mitigaría la dualidad.

3. Sistema de “mochila austriaca”: cada trabajador es beneficiario de una cuenta de prestación por desempleo. El empleador haría aportaciones (iguales) a esa cuenta. Si el empleado es despedido, podría rescatar su prestación de esa cuenta (complementada por el estado en caso de ser necesario); si decide no hacerlo, o no la necesita, al final de su vida laboral esa cuenta se incorporaría a su pensión. Además, este sistema incentivaría la búsqueda rápida y activa de empleo cuando el trabajador perdiese el suyo.

4. La idea de un contrato único no significa abaratar el despido, ni desde luego es equivalente. Se trata de adoptar un nivel de protección intermedio único para todos, donde el nivel de protección medio podría ser menor, igual o mayor que en el statu quo actual. El coste medio del despido y el contrato único son por tanto cuestiones separadas.

Esto es solo un esquema. Para saber más, a continuación explicamos el problema del mercado laboral español.

Viaje a Marseille

Viajo a Marsella por trabajo, pero me he cogido un día más y voy a aprovechar para ver un poco la ciudad.

Sam_2914

El vuelo -en un avión diminuto- sin problemas y rápido, en 40 minutos estamos aterrizando en el aeropuerto Provence-Marseille.

Img_1151

El autocar lanzadera que te lleva a la ciudad nos da la bienvenida en inglés, francés y árabe. Todo un adelanto de lo que te vas a encontrar.

Como me he olvidado en casa todos los papelitos con las reservas y la dirección del hotel me paso un rato dando vueltas por el Vieux Port buscándolo. Truco: pregunta en otro hotel, conocen la competencia.

El viernes trabajo y el sábado haré turismo. Después de acabar mis obligaciones laborales me paro en un típico sitio marsellés de hoy en día para cenar: un sushi-bar.

Img_1159

Muy futurista, todo en fórmica, blanco y rosa, con su cinta transportadora y sus platos de diferentes colores según el precio. Muy Tokyo todo. Apostemos a ver cuando llega este concepto a Barcelona.

El New Hotel Vieux Port está muy bien, a pesar del nombre desconcertante. El único problema es que está puerta con puerta con una iglesia, que se pone a tocar las campanas a las 7 de la mañana del sábado.

¡Mercadillo de chorradillas típicas al pie de mi ventana! Ideal para empezar el día. Lo que se lleva aquí es la lavanda, el jabón de Marsella y el jabón de lavanda. Y también se creen que son los reyes del aceite de oliva. Y las hierbas provenzales, claro.

El hostal donde me alojaré mañana -éste lo pago yo- se llama Hello Marseille, tiene grandes puntuaciones en la web y está muy céntrico. Precio imbatible: 18 € por cama con desayuno incluido. En una habitación de 3 literas.

Empiezo mi recorrido turístico con un clásico: la ascensión a Notre Dame de la Garde. Perfecto para quemar los croissants del desayuno.

Img_1164

No se veían muchos turistas en el centro de la ciudad. Es que están todos aquí.

Sam_2888

Desde aquí se ve toda la ciudad, y hay barrios curiosos en las colinas a la espalda de la basílica. Y para los que les guste la arquitectura de inspiración otomana del siglo XIX, el edificio tiene su gracia.

Sam_2893
Sam_2897
Sam_2898

Barquitos y avioncitos colgando del techo de la iglesía. Yo tampoco lo entiendo.

Para cuando llego abajo, vuelvo a tener hambre y me zampo otro plato típico marsellés: Phó y rollitos Nem, en un restaurante vietnamita del Cours Honoré d’Estienne d’Orves, que es una plaza alargada, muy mona y llena de bares con terraza.

También hay una feria literaria y me agencio esta monada de libro, fantásticamente bien editado.

Img_1190
Img_1191

Paseando por el puerto, me encuentro con los indignados locales.

Img_1168

Ya que he llegado tarde a la mani (empezaba a las 13h, aquí son muy europeos para algunas cosas), me quedo un rato. Han montado una asamblea delante del ayuntamiento. Son unos 300. 3 policías les vigilan de lejos.

Visito el barrio de Le Panier, que está muy bien y debía ser muy interesante antes de que los barecitos monos para turistas lo conquistasen.

Sam_2907
Sam_2911

Y a cenar al hostal y a contemporizar con los mochileros anglosajones, que tienen todos el mismo acento gangoso y cuentan las mismas batallitas desde que se inventaron las mochilas y los hostales.

Muy importante para sobrevivir en las habitaciones compartidas de los hostales: tapones para los oídos. Siempre hay alguien que ronca. Siempre.

Hoy es domingo, el día del café en la terraza con un periódico de kilo y medio. Casi que es más fácil entender el francés leyendo Le Monde que escuchando a los nativos. Bueno, sin casi. Y las mejores terrazas de Marsella están en el Cours Julien.

Hace sol y la ciudad está vacía, todo el mundo se ha ido a la playa, a la cabane.

Sobrevuelo Cours Lieutaud en un puente metálico. Me parece estar en un cómic de Tardi.

Img_1175

De camino a la Gare Saint Charles, la ultima gourmandise local: un kebab en una calle que tiene el alucinante nombre de Rue des Petites Mariés (hay peli), y está llena de magrebíes sosteniendo las paredes; pero no lo tomo al gusto local, en baguette y con frites, sino en galette, como en Barcelona.

Img_1182

Y no hay tiempo para más, a coger el mini-avión y de vuelta a casa.

No sé cómo es la Marsella más allá de Notre-Dame-du-Mont, pero en el Vieux Port, en el Panier, en Noailles, en Ópera y en Vauban, esto es Argelia. A pesar del proceso de gentrificación que ha sufrido el centro, muy visible en la Place Thiars y la zona peatonal aledaña, el resto de los barrios viejos conservan su carácter mestizo. Ésta debe ser la 2ª ciudad más importante de Argelia.

Sam_2916

Y todavía quedan bares de putas al lado del puerto.

Dominio público » Hay alternativas a los recortes

Hay alternativas a los recortes

29 sep 2011

 

Vicenç Navarro

Catedrático de Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra

Ilustración de Mikel Jaso

Se están haciendo en España recortes muy sustanciales del gasto público social que financia las transferencias públicas (tales como las pensiones y las ayudas a las familias) y los servicios públicos (tales como la sanidad, la educación, los servicios de ayuda a las personas con dependencia, las escuelas de infancia, los servicios sociales, entre otros) que representan la mayor reducción del Estado del bienestar español que éste haya sufrido en los 33 años de democracia. Estos recortes los está realizando el Gobierno central, así como gran número de gobiernos autonómicos, habiendo sido particularmente acentuados en Catalunya.

Tres observaciones tienen que hacerse a raíz de estos hechos. Una es que ninguno de estos recortes estaba anunciado en los programas electorales de los partidos gobernantes que los están haciendo. En realidad, todos ellos subrayaron en sus campañas electorales que no realizarían recortes en las transferencias y servicios que están siendo recortados. La segunda observación es que estos recortes se presentan, tanto por el establishment político como por el mediático, como inevitables y necesarios, y responden –según tales establishments– a la presión externa de los mercados financieros, los cuales señalan la necesidad de realizar tales recortes. Este argumento de inevitabilidad y necesidad ha calado en la opinión popular como consecuencia de una promoción masiva por parte de los medios de información de mayor difusión (tanto públicos como privados) del país, que han estado respaldando tales recortes. Uno de los rotativos de mayor difusión presentó anteayer unas encuestas mostrando que, puestos a escoger, había más españoles que, para reducir el déficit, preferían los recortes a la subida de impuestos. Parecería, pues, que los recortes que se están llevando a cabo tienen el apoyo popular que los legitimiza.

Este argumento de inevitabilidad, sin embargo, es profundamente erróneo. Y la percepción de apoyo popular está también equivocada. Miremos primero el argumento de que los recortes tan intensos del gasto público social se deben a la presión de los mercados. La lectura de los informes de las agencias de valoración de bonos y de los mayores centros financieros muestra una variabilidad de opiniones. Así, en ocasiones expresan inquietud sobre el tamaño del déficit y de la deuda pública, pero en otras ocasiones, como ahora, muestran gran preocupación por la falta de crecimiento económico. En cuanto a la reducción del déficit, tales instituciones financieras no indican cómo debería realizarse. Una manera es mediante los recortes de gasto público social, pero no es ni la única ni la mejor manera de conseguirlo. Una alternativa es aumentando los impuestos. Así, en lugar de congelar las pensiones (con lo que se intentan ahorrar 1.200 millones de euros), se podrían haber conseguido 2.100 millones de euros manteniendo el Impuesto del Patrimonio, o 2.552 millones si se hubieran anulado las rebajas de los impuestos de sucesiones, o 2.500 millones si se hubiera revertido la bajada de impuestos de las personas que ingresan más de 120.000 euros al año, recortes de los impuestos apoyados –todos ellos– por los partidos que ahora hacen estos recortes de gastos.
O en lugar de los enormes recortes en sanidad que intentan conseguir un ahorro de 6.000 millones, podrían haber anulado la bajada del Impuesto de Sociedades de las grandes empresas que facturan más de 150 millones de euros al año (y que representan sólo el 0,12% de todas las empresas), recogiendo 5.300 millones de euros. O en lugar de recortar los servicios públicos como sanidad, educación y servicios sociales (logrando un total de 25.000 millones de euros), podrían haber corregido el fraude fiscal de las grandes fortunas, de la banca y de las grandes empresas (que representa el 71% de todo el fraude fiscal), recogiendo mucho más, es decir, 44.000 millones.

O, en lugar de reducir los servicios de ayuda a las personas con dependencia (intentando ahorrar 600 millones de euros), podrían haber reducido el subsidio del Estado a la Iglesia católica para impartir docencia de la religión católica en las escuelas públicas, o eliminar la producción de nuevo equipamiento militar, como los helicópteros Tigre y otros armamentos.

El hecho de que se escogiera hacer los recortes citados sin ni siquiera considerar estas alternativas no tiene nada que ver (insisto, nada que ver) con las presiones de los mercados financieros. La reducción del déficit público podría haberse logrado revirtiendo las enormes rebajas de impuestos que han beneficiado primordialmente a las rentas superiores (una persona que ingrese más de 300.000 euros al año ha visto reducir sus impuestos durante el periodo en que España estuvo gobernada por Aznar y por Zapatero un 37%, mientras que la gran mayoría de la población apenas notó esta bajada).

El supuesto apoyo popular a tales recortes no puede derivarse de la pregunta sesgada y tendenciosa de preguntarle a la población si para reducir el déficit prefieren los recortes en el Estado del bienestar o el aumento de los impuestos. La palabra “impuestos”, sin aclarar de quién, genera siempre una respuesta predecible de rechazo. Pero si, en lugar de utilizar el término genérico “impuestos”, se utilizara el aumento de impuestos citados en este artículo, que se centra primordialmente en las rentas superiores (revirtiendo las enormes reducciones que les beneficiaron) y que no afecta a la gran mayoría de la ciudadanía, la respuesta sería opuesta a la que aquella pregunta tendenciosa indica. Que estas alternativas no tengan la centralidad política o la exposición mediática que tienen los recortes se debe a que las rentas superiores, la banca y la gran patronal, tienen mucho más poder sobre el Estado español que las clases populares, que son las que están más afectadas por los recortes.

¿Vivimos en un estado de derecho? – Malaprensa

Los que me siguen en Twitter sabrán que después de la entrada anterior he tenido unos cuantos debates sobre el asunto de la financiación pública de las JMJ. Ahora resulta que hay un nuevo dato, que no se conocía hasta ahora, que se añade a la lista de tratos de favor que reciben los peregrinos: la Comunidad de Madrid ha ordenado que a aquellos que reciban asistencia médica pública, y no tengan derecho a recibirla gratuitamente (o sea, que no sean ciudadanos UE), no se les cobren los precios ordinarios que se cargan a los extranjeros en esa situación. Es muy difícil calcular la cuantía de este regalito, que tal vez no sea muy voluminosa (la mayoría de los peregrinos son de la UE, y los demás en muchos casos tendrán un seguro médico para el viaje), pero es uno más a sumar a la lista (de la cual un buen resumen, con salvedades, lo tienen aquí).

[Actualización: parece que la Comunidad ha “aclarado” la circular de ayer, ante el revuelo organizado, con otra que dice que no se “facturará” al momento, sino que se tomarán los datos para recuperar los costes posteriormente de los países respectivos. Huele a chamusquina. Los textos de los dos emails los recoge también Elmundo.es. Juzguen ustedes mismos. La reflexión que sigue no se aplicaría ya a este caso, ya aparentemente “aclarado” pero sí a otros muchos, como por ejemplo, las “irregularidades” que con frecuencia encuentra el Tribunal de Cuentas y que nunca parece que den lugar a sancionar a nadie.]

La cosa es que este asunto me ha traído a la cabeza otro mucho más general que me viene con frecuencia a la mente ante muchos desmanes de los políticos, y es la duda sobre si nuestro derecho administrativo es tan infinitamente laxo, al describir cuáles son las competencias de la administración y sus fines, y las potestades de los altos cargos, como para que todo quepa, sin que haya nunca un recurso legal para parar los pies a los políticos, impedirles tomar decisiones arbitrarias (como parece ser esta última) o sancionarles cuando lo hacen.

En este caso, por ejemplo, ¿puede un director general ordenar, sin más, a sus subordinados, que a un determinado grupo no se les cobre una tasa o precio público, que está regulado? ¿No es nula esa orden? ¿No podría ser, incluso, delictiva?

El funcionario público o autoridad que influyere en otro funcionario público o autoridad prevaliéndose del ejercicio de las facultades de su cargo o de cualquier otra situación derivada de su relación personal o jerárquica con éste o con otro funcionario o autoridad para conseguir una resolución que le pueda generar directa o indirectamente un beneficio económico para sí o para un tercero, incurrirá en las penas de prisión de seis meses a dos años, multa del tanto al duplo del beneficio perseguido u obtenido e inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de tres a seis años. Si obtuviere el beneficio perseguido, estas penas se impondrán en su mitad superior (art. 428 del Código Penal, tráfico de influencias),

Esto parece que describe al alcalde que “ordena” (bajo cuerda) que la contrata del bar del hogar de jubilados municipal se la den a su cuñado. ¿Y por qué no incluye al que por escrito ordena dar un trato de favor, de tipo económico, a un determinado grupo de gente? ¿Hacerlo a cara descubierta elimina el delito? ¿O es que nuestro derecho está lleno de agujeros que permiten a las autoridades, siempre que lo consideran oportuno, hacer excepciones ad hoc para todas las normas que les obligan?

Este es sólo el caso más reciente, pero hay otros muchos. Por ejemplo, para que no piensen ustedes que vengo aquí a barrer para un lado: la actuación de quien puso a disposición del presidente del gobierno un avión oficial para ir a un acto de campaña electoral, entra, con bastante claridad, en la descripción del delito de malversación (art. 433):

La autoridad o funcionario público que destinare a usos ajenos a la función pública los caudales o efectos puestos a su cargo por razón de sus funciones, incurrirá en la pena de multa de seis a doce meses, y suspensión de empleo o cargo público por tiempo de seis meses a tres años.

Y no, la excusa de la seguridad y el botón rojo no valen, porque en otras ocasiones otros presidentes de gobierno (y no sé si incluso el mismo) han hecho campañas electorales en aviones privados pagados por sus partidos.

Que cosas como estas pasen, y nadie se extrañe, ni haya en general más procedimientos legales por corrupción, da la impresión de que o bien nuestro derecho penal y administrativo son una mierda llena de agujeros colosales, o nuestro sistema judicial (incluyendo la fiscalía) los aplica de manera tan intermitente y/o arbitraria (por falta de medios o mal entendida presunción de legalidad de los actos de la administración) que en la práctica no vivimos realmente en un estado de derecho, sino que seguimos en el arbitrismo premoderno donde la ley es como si no existiera.

Escolar.net » Dolores Carrión, la delegada del gobierno, tiene que ser cesada

ago 19

Dolores Carrión, la delegada del gobierno, tiene que ser cesada

Tag: Política Fernando Berlin @ 8:14 pm

« |

Fernando Berlín

Dolores Carrión, la misma que negociaba a escondidas con los comerciantes de Sol la expulsión de los acampados y que sitió el centro de Madrid policialmente, ha conseguido poner de acuerdo a todo el mundo: “Clamor por la dimisión de la delegada del Gobierno tras los altercados de Sol -en la visita del Papa-”, –dice el diario de PedroJ

Los vídeos sobre el comportamiento de la policía en Madrid contra ciudadanos pacíficos inundan youtube y muestran en el extranjero la faceta más vergonzosa de nuestros defensores de la ley.

 

La policía parece fuera de control, incapaz de contenerse, de distinguir entre el respeto y el miedo. Evoca, sí, a otro espacio-tiempo, de similares actitudes.

Pero la culpa no es solo de ellos. Escuchar a José Blanco defendiendo la actuación policial sin sonrojo, sin un ápice de autocrítica -esa cosa que a veces permite confiar en la democracia- produce estupor y les regala impunidad.

 

Dolores Carrión ha dilapidado el escaso crédito que pudiera quedarle y si el gobierno no hace nada por remediarlo su responsabilidad se extenderá como una infección a todo el ejecutivo.

“todos los poderes públicos pueden y deben estar a mano, pero no sólo cerca de la ciudadanía y sus problemas, sino que además la Delegación del Gobierno cree en la Coordinación entre las Administraciones y en la Lealtad Institucional, al servicio de las madrileñas y madrileños”. -dice Carrión en la web

¿Al servicio de los madrileños?

“¿Peregrino? Nada, que pase”, -se escucha a un policía en uno de los vídeos (min 1:20). Cuando el policía ve el flash del fotógrafo se gira para golpearle (min 1:30)

Como si el derecho de reunión solo existiera para los peregrinos. Y al que lo denuncie, estopa, para que se le pasen las ganas. Todo tan democrático, tan nuestro…

via escolar.net