Obama está desnudo (y Europa)

Rafael Poch:

Durante meses, políticos y periodistas del viejo continente han estado alimentando el mito Obama. Expresaban con el su alivio por el cambio en Washington. Un cambio que permitía seguir siendo aliado, vasallo y cómplice del imperio, según los casos, sin sentir la vergüenza, ni asumir los manifiestos sinsentidos de la política de Bush, que ha desprestigiado y desgastado a Estados Unidos, y con él un poco a todo el Occidente, en el mundo. El “mito Obama” ha expresado el alivio por poder volver a nuestro vergonzante papel habitual, sin la sensación de perjudicar o de contribuir al desgaste de los intereses europeos más generales de poder y dominio.

(…)

Mas allá del “cambio”, la inexorable continuidad del imperio estadounidense, ese ejemplar régimen plutocrático (poder de los ricos), ese sistema de partido único bicéfalo, se reproduce y mantiene sin apenas fisuras. Obama nunca pretendió estar vestido, pero Europa lo vistió y sigue alabando su inexistente y bello traje transformador, contra toda evidencia. Este continente compra el “yes, we can” como programa político, por la misma razón por la que vota a Berlusconi, Sarkozy, lo hizo con Aznar y los gemelos polacos, o ratificó a Blair. Simplemente no da más de si.

Artículo completo en La Vanguardia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s