Kosovo empieza a andar

A pesar de las atrocidades de los años de Milosevic, la solución no es del todo justa. Sin embargo, al final, también es el resultado menos malo para Serbia. Es horrible perder un brazo gangrenado, pero a veces es requisito indispensable para la recuperación. En el fondo, muchos serbios son conscientes de ello. Y fue en Belgrado, no en Pristina, donde oí este chiste: los serbios están dispuestos a hacer cualquier cosa por Kosovo salvo vivir allí.

Timothy Garton Ash

Bandera de KosovoLa solución a todo el follón kosovar tampoco es tan complicada: devolución a Serbia de los territorios al norte del río Ibar; y Kosovo de camino gradual a la unión con Albania. De propina los kosovares podrán dejar de usar la cutre bandera que han tenido a bien diseñar los funcionarios de la UE.
Al fin y al cabo, si las cosas no se lían mucho, dentro de poco tiempo, todos ellos serán miembros de la Unión y podrán dirimir sus disputas en el Parlamento Europeo, bajo la atenta mirada del sucesor de Borrell.

Seguro que los gobernantes de Macedonia, con su importante minoría albanesa, estarán encantados con este arreglo.

Ya puestos, podrían desmontar los amadisimos monasterios serbios de Decani, Pec y Gracanica y empaquetarlos rumbo a Serbia. Si tanto los quieren, que los reconstruyan en las afueras de Belgrado. Si nos fuéramos a poner todos en este plan, aquí podríamos organizar una expedición de almogavares para recuperar Carcasonne.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s